Leer y escribir*

leer y escribir

Tomo tu cuerpo entre mis manos; leo tu piel, mis dedos rozan las arrugas
Tomas mi cuerpo entre tus manos; lo recorres lentamente, escogiendo las
del tiempo; paso las páginas, encontrando anotaciones en todos lados, las páginas donde deseas escribir. Comienzas en mi boca, dejas la impresión
referencias del autor están a la vista. ¿A qué sabe un libro? Te pruebo, son
del deseo y la pasión. Escribes notas en mi cuello, analizas mi pecho que
todos los sabores y ninguno.
exaltado, pide a gritos que escribas en él.

Leer éste libro, me emociona. Cuenta su historia y penetra en mi cuerpo;
Te gusta marcar mi piel; tu pluma penetra mi hoja sintiendo su textura, el
murmura secretos en mi piel. Leo a hojas abiertas; el amor, el deseo brotan calor de las tintas fluye. El relato se está haciendo, se está plasmando; se
entre líneas. Invade mi mente. Llego al climax del relato, dos voces salen
escribe en mi cuerpo letra a letra. Escribes en mi porque sabes que la
del libro; extasiadas.
palabra escrita perdura; ahora, en esta hoja se encuentra…

Al cabo de un rato… retomo la lectura.
el diario de tus pasiones. 

 

*Participante en el

VIII diomedea

Despertares

despertar

Amanece. Pequeños golpes sobre el domo del estacionamiento anuncian que esta lloviendo. Reacomodo las cobijas sobre mi cuerpo y es cuando te siento. Ahí estás, como siempre a mi lado. No has despertado, te observo con detenimiento.

Tu respiración relajada, invita a mis dedos a delinear con cuidado tu nariz, luego tu boca, bajando por la mejilla cayendo al vacío entre tu mejilla y tu cuello. No lo resisto. Suavemente retiro las colchas que te cubren.

Mis yemas se posan con delicadeza sobre tu pecho. Me sientes pero apenas te incomodas; más bien, te acomodas. Me encamino al fastigio de tu seno, la vista desde ahí es prometedora; circulo por la curva de tu cintura, descansando en tu ombligo; adentro mi dedos por la selva de nuestro placer y de ahí en línea recta a tu rodilla. Te mueves, me das la espalda.

Beso tu nuca, pongo las cobijas sobre nosotros, acomodo mi cabeza en tu espalda y te rodeo con el brazo apretándote a mi…

♪Te soñe, lluvia de abril. Francisco Céspedes

Naufragio



Amor y deseo en un cuerpo náufrago

navegando en el mar de las emociones

recogiendo en el camino los despojos del naufragio…

 

Un corazón empapado de amor,

melancolía de  lo no tenido,

un pensamiento de felicidad robada,

el baúl de mi amor; intacto,

virgen, excitado, esperando ser removido

 

Busco tierra, busco tú puerto para encallar.