Retrospectiva

75605228.jpg

Hay veces que tengo la sensación de que todos los años son iguales. Posiblemente sea porque cuando leo o veo las noticias me entra una sensación de desasosiego al ver las mismas guerras, los mismos muertos y la misma violencia. El ser humano tratando de exterminarse a si mismo. 

Quizá por eso que desde hace algunos años deje de pensar en propósitos personales y mundiales para los años nuevos, es frustrante cuando no se logran realizar. Decidí que era mejor vivir la vida y enfrentarme a las sorpresas que cada año me quisiera dar. 

El dos mil siete me sorprendió gratamente, porque sobre todos los sucesos hubo uno muy significante: me encontré con el amor. Si bien los problemas mundiales no se solucionaron, sólo se transformaron; el diminuto mundo que soy yo sí; lo cual es mi pequeña luz entre la adversidad.

Anuncios